Míralo como quieras, pero MÍRALO. Porque hay mil y una forma de ver las cosas y sólo una, de hacerlo a tu manera. Cómo lo hagas, ya es cosa tuya. Porque ponerse unas gafas lo puede hacer cualquiera. Llevarlas, requiere algo más. Eso que quizás solo tengas tú, y solo tú. Así que, a mí no me regales los oídos. A mí, despiértame la vista.

Image with text